Sangrados y dolor pélvico cuando no hay menstruación podrían ser miomas uterinos

Los sangrados vaginales que se prolongan más de 7 días fuera del ciclo menstrual y que hacen necesario cambiar las toallas higiénicas más de 5 veces al día; además de dolor en la pelvis, dolor al orinar e incluso al momento de tener relaciones sexuales, son signos de un posible mioma uterino.


El ginecólogo del Hospital II de Vitarte de la Red EsSalud Almenara, doctor José Sánchez, advirtió que, dependiendo del tamaño y ubicación, los miomas (crecimientos anormales del tejido muscular que se forman en o sobre las paredes del útero) ocasionan sangrados anormales excesivos.


Este tipo de tumoración benigna puede presentarse en diversos tamaños, desde edades tempranas a partir de los 15, hasta los 50 años cuando el período de fertilidad en promedio concluye. 


“Tienen su crecimiento en el ciclo reproductivo de la mujer, al término de esa etapa, disminuyen o desaparecen. Es decir, que sólo aparecen cuando existe una fuente de hormonas importante, por lo que en la menopausia ya no crecen”, anotó.


Los sangrados excesivos deben ser evaluados por el médico porque pueden ocasionar anemia, problemas de fertilidad y complicaciones durante el embarazo. El galeno señaló que algunas personas que presentan esta patología sienten insatisfacción a nivel social, sexual, económico e incluso reproductivo, pues en general afecta la salud y la calidad de vida de la persona.


Asimismo, mencionó que los miomas son causantes de infertilidad en el 3% de casos. Por ello, un diagnóstico y tratamiento temprano reducen las complicaciones de riesgo. “Si por esta causa, una mujer no puede quedar embarazada, con una intervención quirúrgica (para extraer las tumoraciones), la fertilidad aumenta en 50%”, añadió, el médico del Seguro Social.

Histerectomía
La histerectomía es una intervención quirúrgica en la que se extirpa el útero de la mujer (la cavidad pélvica en la que se desarrolla el bebé durante la gestación). Entre el 40% a 50% de este tipo de intervenciones, tienen como motivo principal, retirar el útero donde se alojan los miomas, es decir, para evitar cuadros de anemia en la paciente, que se asocia mucho a este problema de salud.


Sánchez Pajares refirió que un examen pélvico muestra los cambios en la forma del útero. En algunos casos, no se puede determinar la existencia de estos miomas con un examen simple, sobre todo en las pacientes con obesidad. 


“La ecografía es el examen más usado porque recrea, una imagen más definida del útero, mientras que la histeroscopia es una prueba invasiva, con la que se podrá observar directamente el interior del útero”, precisó.


Resaltó, la importancia de los chequeos preventivo periódicos para detectarlos de forma precoz y observar su desarrollo.


De acuerdo con EsSalud, más del 30% de mujeres en edad fértil padece trastornos de sangrado menstrual, que es la causa más frecuente de las consultas ginecológicas. Alrededor de 3 de cada 4 mujeres pueden tener miomas en algún momento de sus vidas. Generalmente, los pólipos se desarrollan en la menopausia, y los miomas, con mayor frecuencia en los años reproductivos.

Fuente: Andina

Share On Facebook