Perú registra 0.3 donantes de órganos y tejidos por COVID-19

El Minsa tiene en lista de espera a 7,843 pacientes y EsSalud a más de 4 mil. El pequeño Benjamin, de 4 años, falleció el jueves 10 esperando un corazón en el Incor.

Perú registra 0.3 donantes de órganos y tejidos por COVID-19

La llegada de la pandemia del COVID-19 al Perú no solo ha causado la muerte de miles de personas infectadas, sino también la de pacientes con otras enfermedades, que no tuvieron oportunidad de hacer sus controles periódicos, dejaron los hospitales ante el riesgo de contagio o no pudieron encontrar donantes de órganos y tejidos.

A inicios de este año, Benjamín de 4 años de edad empezó a sentir dolor en el pecho, recibió medicación y continuó así por los siguientes meses. Pero su estado de salud agravó y el 13 de agosto ingresó en  la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Instituto Nacional Cardiovascular (Incor) del Seguro Social (EsSalud).

El pequeño, diagnosticado con cardiomiopatía dilatada e insuficiencia respiratoria, que impedía que su corazón bombeé sangre al cuerpo, requería un corazón sano para seguir viviendo. Ingresó en la lista de espera del Incor con prioridad cero.

FACTOR COVID-19. Su mamá Miluska Loayza inició una cruzada para encontrar un donante idóneo para que su niño pueda ser trasplantado. Pero la pandemia y otros factores fueron una muralla: la escasa cultura de donación de órganos y tejidos en el país; la nula posibilidad de que los miles de fallecidos por COVID-19 sean potenciales donantes; y las limitaciones del sistema de salud público.

De acuerdo con el Ministerio de Salud (Minsa), en lo que va del año se han obtenido solo 11 donantes de órganos, lo que equivale a una tasa de 0.3 donantes por millón de habitantes, en comparación con el 2019, cuando hubo 2.3 donantes por millón de habitantes.

En el caso de EsSalud, la doctora Rosemery Díaz señala que la tasa es menos de 1 donante por millón de habitantes, una estadística muy baja en comparación con años anteriores, donde en algún momento se logró 4.5 donantes por millón de habitantes.

El Minsa refiere que en el 2019 un total de 176 familias se negó a donar los órganos de sus seres queridos fallecidos en condiciones de ser donantes: muerte encefálica o paro cardiorespiratorio.

La vocera de EsSalud sostiene que “tenemos negativas familiares muy altas, siempre hemos estado sobre las 60 negativas por año”. Por ello, subraya, la importancia de que los ciudadanos que deciden ser donantes deben comunicar en vida su voluntad a su familia.

La pandemia no solo ha hecho que los servicios de salud estén enfocados en atender pacientes positivos por COVID-19, que demandan camas de hospitalización, diálisis, oxígeno y camas UCI, sino que los fallecidos por este virus tampoco pueden ser potenciales donantes de órganos ni tejidos.

De acuerdo con la directiva sanitaria 087-2020 del Minsa, “los fallecidos por COVID-19 deben ser cremados o inhumados, ya que el virus se encuentra en los fluidos, órganos y tejidos. Por lo tanto, el cadáver tiene capacidad infectante y diseminadora de esta peligrosa enfermedad”, refiere el especialista en salud pública Marco Almerí.

12 MIL EN ESPERA.

Miluska Loayza pidió que su niño sea llevado al extranjero en un vuelo humanitario para que le hagan el trasplante de corazón, pero por las restricciones sanitarias y las limitaciones del sistema de salud no fue posible.

La vocera de EsSalud precisó que los países de la región con alta tasa de donantes -Uruguay, Argentina y Brasil- bajaron en 50% su estadística debido al coronavirus, mientras que en Europa, se redujo en 60% y 70%.

En ese contexto, el Minsa reporta 7,843 pacientes en lista de espera de órganos y tejidos: 112 niños y 7,731 adultos. EsSalud, por su parte, registra 4,169 en lista de espera.

Pese a todo, EsSalud ha realizado 106 trasplantes y el Minsa, 216.

Pese a su lucha, Benjamin falleció el jueves 10 esperando un corazón. Su mamá, en medio de su inmenso dolor, pidió a la ciudadanía dejar atrás los mitos y aceptar donar sus órganos y tejidos para que otras personas tengan la oportunidad de luchar por sus vidas.

“Benjamin siempre ha sido un guerrero a carta cabal porque ha batallado un montón. Siete veces me dijeron: ‘Señora, despídase de su hijo’. Él duró una semana después del paro cardiorespiratorio. Ha sido un gran guerrero”, concluye.

Campaña

En honor a su hijo fallecido, Miluska Loayza contó que lanzará una campaña en diferentes plataformas para incentivar la donación de órganos y tejidos en el país. La muerte de su hijo, le hizo ver la realidad de muchas familias que atraviesan el mismo problema, teniendo como única esperanza encontrar un donante idóneo.

Fuente Correo Peru

Share On Facebook